Tantos éxito con la entrada  ‘El amor sin barreras culturales 1’  visto por mucha gente que me anime a seguir escribiendo sobre este tema, pero con testimonios de parejas de distintos países, culturas y que nos relate sus logros, aventuras y dificultades

Este nueva entrada cuenta la Historia de Hugo Mundaca, Chileno, Economista y su marido Jose  Americano, Doctor en educación, Decano en la Universidad de Fort Lauderdale.

Conocí a Hugo Mundaca en la Universidad, Estados Unidos, cada día hasta hoy me sorprendía el brillante hombre que es.En Estados Unidos aumento su curricular haciendo otra carrera Universitaria y un Master en economía. Egresando con un puntaje en notas insuperable y por supuesto  honores de la Decana. Para mi fue un honor estuadia con Hugo juntos en la misma Universidad.

Es una persona abierta. No tiene problemas con conocer nueva gente. Tiene la habilidad para tratar con los demás y hacerlos sentir que son especiales. Siempre sabe que decir y no tiene miedo de expresar su opinión. Es un intelectual ignoto y muy sofisticado.El esfuerzo por alcanzar sus sueños y la inteligencia que desborda es que lo que tanto admiro y espero nunca cambie.

Aquí les entrego un testimonio de su vida de casado con su maravilloso marido y compañeros de vida

El matrimonio gay es más viejo que el mundo. Tuvimos a Julio César, Alejandro el Grande. Dicen que es moderno y es más antiguo que todos nosotros. Es una realidad objetiva. Existe. No legalizarlo sería torturar a las personas inútilmente.

José Mujica

Bueno, mi historia en Estados Unidos comienza cuando me mudé desde Chile a finales de la década de los 90’s. Moverme a este país fue una decisión difícil pero, sin duda, la mejor que he tomado en mi vida. Después de unos cuantos años buscando a esa persona especial para compartir mi vida, aparece José, un Americano que puso un “antes y un después” en lo que a relaciones románticas se refiere.

“En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación”. 

Simone de Beauvoir

Fue una tarde de verano, mientras acompañaba en un bar de Miami, a un amigo que vino de vacaciones desde Chile que conocí a José. Él estaba en una situación muy parecida, acompañando a su mejor amigo, que estaba visitando la ciudad, de hecho, su amigo insistió mucho para que José fuera a ese lugar esa tarde, especialmente, porque era un día jueves, y tanto José como yo, teníamos que trabajar temprano a la mañana siguiente, José haciendo sus clases en el Broward College en Fort Lauderdale ( tiene un Doctorado en Educación) , y yo, dedicado por completo a mi empresa de servicios que estaba comenzando por aquellos días. El asunto es que los cuatro nos pusimos a conversar de manera muy casual, y la verdad, el momento se puso muy entretenido y la tarde se fue muy rápido. Nos despedimos y ellos dejaron el bar. Lo interesante pasó después, y es que el carro que andaba manejando su amigo era arrendado y tuvo algún tipo de problema mecánico y no pudo partir. Ellos, muy avergonzados volvieron al bar y nos preguntaron si podíamos ayudarlos de alguna forma, yo por mi parte, estaba contento con la situación, puesto que esta vez no dejaría que José se fuera, sin no antes, pedirle su teléfono. Al final termine dándoles un aventón a todos quienes estábamos en ese grupo.

Una parte del progreso social implica entender que una persona no queda definida únicamente por su sexualidad, raza o género.

Tim Cook

José es muy americanizado en su forma de pensar y tomar decisiones, no obstante, tiene en su ADN el instinto cubano ( Jose es de padre Cubano) del cual no puede ni quiere arrancar. De hecho, al día siguiente de conocernos en aquel bar, me invitó a cenar para agradecer lo que había hecho por ellos la noche anterior. Me dijo: “elige donde quieras ir, el lugar que se te antoje en Miami’, sin embargo, ese día, recuerdo era mi cumpleaños, pero él no lo sabía obviamente, y le dije, que tal quedarnos en casa y hacer algo mas tranquilo? José, algo sorprendido, vio en aquel gesto una gran oportunidad para lucir sus dotes de cocinero, y la verdad, hizo el mejor pollo con arroz (estilo a la chorrera cubana) que había comido en mi vida! Fue una noche de vinos chilenos y comida y postres cubanos… inolvidable!

A pesar de haber nacido en Cuba, José llego a Miami muy pequeñito, solo tenía 2 años de edad. Su vida transcurrió en un mundo paralelo entre tradiciones cubanas y un mundo mucho más liberal que se vivía en las escuelas y calles de la ciudad. Su familia muy conservadora, han sido con el correr de los años nuestro gran pilar de apoyo. A pesar de nosotros vivir en un espacio y una comunidad muy liberal en la ciudad de Fort Lauderdale, no hay ninguna posibilidad de arruinar las relaciones familiares que hemos construido con el pasar del tiempo. Cada fecha importante la pasamos todos juntos en la casa de la familia en Miami, incluso, compartimos fin de semanas juntos en la casa de los cayos de la Florida o en el departamento de Miami Beach. Todo siempre en muy buenos términos y mucho respeto, a pesar de no compartir las mismas ideas políticas y/o religiosas. Por otro lado y desgraciadamente, toda mi familia vive en Chile, sin embargo la relación que tenemos con ellos es cercana, aunque sea utilizando redes sociales y/o teléfono. Cuando algún miembro de mi familia o amigos vienen de visita desde Chile, es una verdadera fiesta para nosotros, adoramos celebrar haciendo parrilladas estilo chileno, platos cubanos, postres, vinos, etc. Para nosotros no hay nada mejor que entregar amor a quienes queremos que cocinando algo rico, o saliendo por ahí para embriagarnos de risas, historias, y momentos que sabemos son únicos.

Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.

John F. Keneddy

El tiempo ha pasado muy rápido, una década y media juntos nos ha hecho cómplices y amigos a toda prueba, tenemos un acuerdo de unión civil desde hace mucho tiempo, pero queremos concretar nuestra historia juntos casándonos con “todas las de la ley” pronto. Con José nuestra experiencia de vida ha sido muy transversal, de hecho, al comienzo fuimos muy buenos amigos, incluso, yo iba como oyente (no estaba matriculado) a sus clases de Inglés en el College donde enseñaba. Tener gustos en común, curiosidad por conocer lugares y culturas diferentes, adorar el calor y las playas de Florida, ser “patiperros” y no tener miedo de explorar, han sido factores que a través de los años han fortalecido los lazos de confianza y amor entre nosotros. Desde una perspectiva personal, yo recomiendo totalmente una relación de multicultural. Sin embargo, estoy consciente que cada caso es particular y puede ser muy diferente, no es lo mismo casarse con una persona latina de un país diferente, que embarcarse en una historia donde las diferencias culturales y religiosas pudieran ser completamente opuestas a lo que uno conoce, en ese caso, el nivel de dificultad va a ser mucho más complejo, pero no imposible de concretar.

La homosexualidad en efecto no es ventaja alguna, pero no es nada vergonzoso, ni vicioso, ni degradante, simplemente no puede clasificarse como enfermedad.

Sigmund Freud

 

 

10 Comments

  1. Ame la historia……. Lo cierto es que estamos viviendo un mundo lleno de odio y resentimiento, y necesitamos desesperadamente que se ponga de moda, el amor, la empatía, la solidaridad todos los dias del año, el perdón…… Si el perdón, Sigo trabajando en eso, sigo intentando ser una mejor persona……
    Que viva el amor!! Que viva sin importar color, nación o sexo!!
    Un abrazo
    Pabla

    • Pabla,
      Gracias por leer el articulo y comentarlo.
      Me encanta tu conclusion ‘Sigo trabajando en eso, sigo intentando ser una mejor persona……’, Maravillosas palabras.
      Gracias por compartirlas con todos nosotros.
      Abrazos

  2. Tengo la gran dicha de conocer a Hugo y es una gran persona puro amor y muy inteligente estoy segura que su marido lo adora como Hugo a el. Esta historia relata tal cual es el . Y se que es un amor verdadero. Felicitaciones por el amor sin barrera .

  3. Amor sin barreras!, perfecto título !, el amor debe ser puro, sin tapujos, credos, miedos o mentiras, esta segunda historia de amor sin barreras nos muestra que para tener una relación solo se necesitan dos y eso es todo, gracias por compartirla con nosotros !, saludos a José , Hugo y por supuesto a la escritora !, espero más relatos, me encantan

    • Karin,
      Gracias por tus lindas palabras, estoy Segura Hugo y Jose van a estar feliz de saber que hay mucha gente linda como tu que le entrega buenas energias
      y que su historia la encontraron bella.
      Un abrazo

Escribir un comentario

English English Spanish Spanish